El futuro del trabajo – Comprender cómo construir un futuro mejor

¿Qué podemos esperar del futuro?

El futuro del trabajo no está escrito y sigue siendo un tema importante para los responsables políticos de todo el mundo. Este artículo explica los retos, las limitaciones actuales y los posibles desarrollos futuros en el futuro de nuestro mundo laboral. Necesitamos nuevas ideas y construir un mañana mejor.

Este tema se ha tratado hasta la saciedad en los últimos años y, sin embargo, no vemos ningún cambio en la planificación o las acciones de la gente para su futura vida laboral. Incluso los responsables políticos se mantienen en una postura que podría definirse como «inerte» ante los próximos desafíos. Hay que preguntarse por qué.

Desde la inteligencia artificial, los robots y la automatización, hasta la renta universal y la inevitable nueva división del trabajo, este debate es cada vez más importante; no sólo para el futuro del trabajo, sino para el futuro en general.

«El trabajo fue el primer precio, el dinero de compra original que se pagó por todas las cosas. No fue por el oro o la plata, sino por el trabajo, que toda la riqueza del mundo fue comprada originalmente». – Adam Smith

Por supuesto, Adam Smith tenía mucha razón en su época. Hoy, sin embargo, tenemos un sistema económico y monetario completamente diferente que, según algunos, ha empezado a infravalorar el trabajo como concepto a medida que nos acercamos a esta transición hacia un futuro más automatizado y, sí, libre de trabajo.

Siempre he pensado que la palabra «trabajo» representaba un deseo de libertad y la capacidad de ascender y crear valor. Como tal, desde que las primeras personas utilizaron sus habilidades para intercambiar valor entre sí, no podemos hablar del futuro del trabajo sin hablar del futuro de la economía. Originalmente diseñamos la economía como un conjunto de herramientas para ayudar a los individuos a gestionar mejor sus recursos. Mientras que algunos definirán los «recursos» como una reserva o suministro de dinero, materiales, personal y otros activos a los que puede recurrir una persona u organización para funcionar eficazmente, (Oxford English Dictionary), a mí me gusta la idea de que los recursos son un conjunto de acciones y estrategias de colaboración que ideamos, adoptamos y utilizamos para reimaginarnos mejor y superar los límites de la productividad y la eficiencia.

Modelo económico

El modelo económico que hemos estado utilizando es el sistema deductivo que utilizamos para recompensar el trabajo inductivo del cuerpo y la mente para generar crecimiento. La relación entre el sistema y el trabajador se ha definido tradicionalmente por las herramientas desarrolladas para mejorar el resultado deseado de la tarea en cuestión. Aquí es donde más se notará el cambio.

Desde la invención del hacha, pasando por la máquina de vapor de Watt, los sistemas de alcantarillado, los ascensores y los contenedores de transporte, hasta las pantallas, los teléfonos inteligentes, la capacidad de procesamiento y el aprendizaje automático, siempre han sido acciones razonadas en la creatividad, la imaginación y la invención. La curiosidad humana ha diseñado y construido literalmente el propio mundo en el que vivimos. Y ahora, cuando entramos en una nueva era en la evolución humana y social, es más crucial que nunca que no perdamos este razonamiento.

Vivimos en un mundo en el que la tecnología aumenta casi todos los aspectos de nuestra vida y nos permite mejorar nuestra presencia virtual mediante el código. La empatía, la libertad, el bienestar, la inteligencia, la educación, la gobernanza, la creatividad, la economía y la política son los principales beneficiarios del crecimiento e impacto exponencial de la tecnología.

Por primera vez en la historia de la humanidad, la evolución natural ha alcanzado el cenit de su potencial. Desde el punto de vista biológico, no hay lugar donde ir. Sí, puede que nos volvamos un poco más rápidos y saltemos un poco más alto, pero hemos llegado a un punto en el que nuestra estructura orgánica no puede evolucionar mucho más, o lo suficientemente rápido, para marcar una diferencia real en nuestras vidas. Incluso con modificaciones genéticas, tarde o temprano, llegaremos al límite de nuestro potencial evolutivo.

Capacidades mentales limitadas

No es sólo nuestra estructura orgánica la que se enfrenta a los fines de la evolución; también nuestras capacidades mentales están muy limitadas. Esto es evidente en las narrativas a través de las cuales creamos la realidad que nos rodea. Desde la geopolítica y las cúpulas mundiales hemos gestionado el mundo con una comprensión limitada de los retos que nos esperan y, por tanto, hemos infrautilizado nuestro potencial evolutivo en casi todos los ámbitos.

Es fácil sacar conclusiones precipitadas dado el desfile de celebridades tecnológicas y la lista de estudios, encuestas y artículos de opinión que nos presentan escenarios apocalípticos para el futuro del trabajo:

  • «La IA hará que los puestos de trabajo no tengan sentido» – Elon Musk
  • 75 millones de puestos de trabajo van a desaparecer. Los robots se harán cargo de nuestras fábricas. Millones de conductores de camiones perderán su trabajo.
  • Los académicos de Oxford, Carl Benedikt Frey y Michael Osborne, estimaron que el 47% de los puestos de trabajo estadounidenses están en alto riesgo de automatización para mediados de la década de 2030.
  • McKinsey Global Institute: entre 40 y 160 millones de mujeres de todo el mundo podrían tener que cambiar de profesión de aquí a 2030.
  • Oxford Economics: hasta 20 millones de puestos de trabajo en el sector manufacturero en todo el mundo se perderán a causa de los robots para 2030.

También podemos respirar hondo y comprender que la automatización y los algoritmos definirán el futuro del trabajo. Al fin y al cabo, las máquinas son buenas para encontrar formas creativas de rendir mejor en entornos humanos, y como la economía debería estar impulsada por el crecimiento, no deberíamos luchar contra la tecnología, sino más bien encontrar un medio para asociarnos con ella y cruzar juntos el Rubicón y definir un nuevo comienzo.

Un nuevo comienzo

«El cambio siempre llega en oleadas. Mientras que la ola en sí misma conlleva incertidumbre, los espacios intermedios se llenan de esperanza». – Desconocido

 

Me reúno con muchos emprendedores y a menudo les hablo de la importancia de la curiosidad en su camino, y con el mismo aliento, les recuerdo que la curiosidad no es maestría. No se puede aprender a emprender: es una emoción más que nada. El truco es cosechar esa emoción para impulsar el aprendizaje y la experimentación. No somos nada sin el conocimiento: define nuestra capacidad para navegar por la vida. Y hoy, más que nunca, el conocimiento determina nuestro lugar junto a la tecnología.

Nuestro sistema educativo actual fue diseñado para llevarnos del patio de la escuela a las fábricas. Por ello, es esencial que abramos el sistema educativo a la idea del conocimiento a través de la experiencia y la experimentación.

No más relojes de oro

Todd Rose, autor y pedagogo de renombre mundial, tiene la idea correcta en lo que respecta a las adaptaciones necesarias para nuestro sistema educativo: «Va a requerir que nos centremos en el aprendizaje a lo largo de toda la vida, porque es casi imposible imaginar que, sea lo que sea lo que te estamos preparando para hacer ahora, ese conjunto de habilidades va a ser inmune a la interrupción. Sabes, mi abuelo trabajó literalmente para una compañía toda su vida y consiguió un reloj de oro al final. Las probabilidades de que eso te ocurra a ti son mínimas».

Es necesario vincular a las empresas, el mundo académico y los responsables políticos para establecer un nuevo campo de juego; un cajón de arena en el que la próxima generación de profesores, ingenieros, empresarios, líderes políticos, abogados, artistas, enfermeros y médicos puedan encontrar nuevas formas de mejorar en lo que hacen en lugar de ser simplemente sustituidos por la tecnología. Una caja de arena en la que experimentemos con la idea de que hasta ahora hemos utilizado la tecnología para mejorarnos a nosotros mismos; quizá sea el momento de utilizar nuestra humanidad para mejorar la tecnología. Después de todo, ¿qué sentido tiene la tecnología si no nos permite ser mejores individuos y ciudadanos?

La actual generación de responsables políticos basa sus valores en los principios de la eficiencia. Por ello, están atrapados en un bucle interminable de «fijación del pensamiento» en relación con sus puntos de vista sobre el medio ambiente, la sostenibilidad, el equilibrio entre la vida laboral y personal, la tecnología, etc. Vivimos en un mundo que se modifica continuamente, pero que rara vez se transforma. Las preguntas que nos seguimos haciendo son preguntas que eran relevantes para una realidad que obedecía a las leyes de la física. Y estamos ignorando el hecho de que la mayor parte de nuestra interacción económica ocurre en una realidad anclada en el código, donde la física está obsoleta.

Podemos enumerar fácilmente las habilidades que necesitarán los niños de hoy para desenvolverse con éxito en el futuro:

  • Pensamiento crítico
  • Pensamiento analítico
  • Creatividad
  • Originalmente
  • Capacidad para resolver problemas complejos
  • Emoción y pasión

Pero, ¿por qué esa lista es diferente de las habilidades que siempre hemos necesitado para sobresalir en la vida y llegar a la cúspide de nuestro propio potencial? La verdad es que no lo es.

Más innovación

Richard Gerver, otro pedagogo, autor y conferenciante de renombre mundial, entiende este reto mejor que la mayoría: «Ya no necesitamos una población masiva educada sólo hasta un cierto nivel técnico para funcionar eficazmente en las fábricas. Ahora necesitamos una fuerza de trabajo más emprendedora, más dinámica, más creativa, más innovadora, más colaboradora». Para explorar los espacios que han sido creados por los dispositivos que ahorran tiempo, que los robots y la IA temprana han creado en los espacios de trabajo de las fábricas. Pero el reto, el problema en cierto modo, es que todavía estamos educando a la gente en masa para ocupar puestos de trabajo en esas fábricas y en esas oficinas que son en gran medida técnicos y de cognición rutinaria. Así que estamos empezando a ver las primeras etapas de un gran choque entre la gente educada y los trabajos que están disponibles para ellos. Y tenemos que entender, como sociedad, y por lo tanto, hacer llegar a la educación, que ya no estamos preparando a la gente para un mundo que existía hace veinte, treinta, cuarenta años. Vivimos en una era postindustrial, y eso significa que el número de puestos de trabajo en grandes fábricas y grandes plantas de oficinas va a disminuir».

Así pues, sabemos cuál es el reto y que no podemos evitarlo. ¿Qué debemos hacer al respecto? ¿En qué debe diferir nuestra forma de pensar cuando buscamos caminos más agradables para avanzar?

Necesitamos un conjunto de nuevas ideas:

  • No podemos usar el código de la misma manera que usamos los ladrillos
  • Tenemos que pasar de una gestión con fines de lucro a una gestión con fines de impacto
  • La experiencia debe medirse por la calidad de las opciones y no por el número de sus funciones
  • No hay que confundir los síntomas con la apariencia y la raíz del problema
  • Los activos deben acumularse en propiedades y capital para aportar valor a la sociedad
  • Piense en la tecnología como un sistema legal. El sistema legal se diseñó para que lo utilizaran (y a veces abusaran de él) los abogados – los empresarios utilizan la tecnología – la tecnología nunca es el objetivo final, sino simplemente un camino
  • La innovación es un ecosistema, no un puesto de trabajo
  • Participar en el cambio iterativo le asegura seguir a la manada en lugar de cosechar las recompensas de ser un líder de opinión
  • Nunca se puede mirar al mañana con los ojos del ayer

La complejidad de los comportamientos entre la humanidad y la realidad está a punto de entrar en un espacio poco claro. Para navegar por este espacio, debemos recordar que sólo cuando nos enfrentamos a lo desconocido podemos sobresalir más allá de la imaginación; que el miedo es el engendro de la ignorancia. Si sólo tenemos en cuenta lo que ya ha sucedido -o peor aún, lo que está sucediendo actualmente- no podemos diseñar nuestro mañana colectivo. Debemos aprender del pasado, estar presentes en el momento, y dejar que esas percepciones nos permitan pensar de forma diferente sobre el futuro y sus infinitas posibilidades.

7 consejos para construir un mañana mejor

Mi consejo para aquellos que estén dispuestos a aceptar ese reto para construir un mañana mejor:

  • Sus carreras deben estar impulsadas por una necesidad interna y no por las expectativas predefinidas de la carrera elegida
  • Está bien ser desestructurado. Cuando se es demasiado estructurado y se juega a la defensa según las reglas, se pierde
  • Está bien tomarse un tiempo libre. Es en los huecos donde solemos notar las oportunidades
  • El sistema educativo tradicional no puede enseñarte todo (piensa en cómo se construyeron Apple, Microsoft, FB y otros)
  • El aprendizaje no termina cuando terminas de estudiar. Es un viaje constante de autodescubrimiento que te durará toda la vida
  • Aprender es un proceso doloroso. Por eso la mayoría de los adultos ya no lo hacen:

«El que aprende debe sufrir. E incluso en nuestro sueño, el dolor que no puede olvidar cae gota a gota sobre el corazón, y en nuestra propia desesperación, contra nuestra voluntad, nos llega la sabiduría por la terrible gracia de Dios.» – Esquilo

A fin de cuentas, no importa lo que elijas estudiar. Que sea ingeniería, enfermería, informática, arte o enseñanza. Asegúrate de ser feliz. La remuneración del trabajo siempre es un incentivo, siempre que no comprometas tus valores morales por el dinero. El tiempo que pasas trabajando no es tan importante como el motivo por el que lo haces… Y recuerda que la vida es corta. Al menos hasta que podamos descubrir cómo trascenderla.

Aric Dromi's mission is simple: to encourage society to question the narratives through which we experience our world, and to use that mass of critical thinking to enable conversations that will elicit the change that will better prepare humanity for the enormous challenges that lie ahead. His work and research areas are designed to offer strategic insights with a focus on illustrating areas where technology, policy and societal partnerships will be necessary in order to respond to constant changes in our world.Aric currently resides in Plovdiv, Bulgaria. He is the founder and CEO of TEMPUS.MOTU GROUP (www.tempusmotu.com)

Los comentarios están cerrados.