12 elementos – Cómo un líder se convierte en un gestor de crisis

12 elementos eficaces del liderazgo a prueba de crisis y en qué debe fijarse como directivo

La gestión de las crisis es una parte importante del buen liderazgo y mucho más que la gestión de las consecuencias desagradables. Un buen gestor de crisis lleva consigo a las personas, activa los recursos y aúna fuerzas para lograr juntos soluciones creativas. Esto requiere una caja de herramientas bien surtida cuyas herramientas tengan un impacto.

La gestión de crisis es una parte importante del buen liderazgo. Un líder hace algo más en una crisis que gestionar las consecuencias no deseadas. Un buen gestor de crisis lleva consigo a las personas, activa los recursos y aúna fuerzas para lograr juntos soluciones creativas. Esto requiere una caja de herramientas bien surtida.

Por supuesto, el gestor de crisis no cuelga el salvavidas sólo cuando el niño ya ha caído al agua. Las habilidades fundamentales para la crisis están ciertamente presentes de antemano. En este artículo, destaco el impacto que tiene el gestor de crisis con habilidades en 12 áreas.

En la crisis, el liderazgo se convierte inevitablemente en auténtico

Se dice que el embarazo revela la constitución básica de la mujer. Si es buena, la mujer florecerá más en el embarazo. Si es mala, el embarazo se convertirá en una prueba de resistencia y acabará en enfermedad.

Lo mismo ocurre con el empresario. Ahora se hace evidente su capacidad de resistencia. En una situación de crisis tan amplia, se pone de manifiesto la constitución básica del capitán en el barco de vapor de la compañía.

Los 12 campos para liderar en tiempos de crisis

¿Qué hace que un capitán de empresa sea un gestor de crisis? Necesita habilidades en 12 campos.

1. Transparencia

La base de un liderazgo digno de confianza es la transparencia. A menudo se ocultan las malas cifras porque no se quiere preocupar al equipo. De todos modos, los rumores suelen hacer la ronda y desestabilizar el ambiente. Es mejor conseguir el compromiso del equipo con hechos transparentes, comunicando abiertamente lo que se pretende ahora.

Objetivo: Conseguir que todo el mundo se ponga de acuerdo para superar la crisis.

2. Comunicación

El «nosotros» es un factor importante y se refuerza con un lenguaje apreciativo y solidario. La comunicación que funciona proviene del lenguaje positivo. La intuición necesaria para ello es una cuestión de entrenamiento, he aquí un ejemplo. «Lo resolveremos» contiene dos anclajes negativos. Uno es el mensaje subliminal «esfuérzate más». La otra es la frase «hazlo». A primera vista, se trata de un término coloquial. El subconsciente percibe la palabra como vocabulario de guerra.

Una mejor manera de transmitir una imagen positiva sería utilizar la frase «nos uniremos y encontraremos una solución juntos». La comunicación discurre en su mayor parte por niveles subconscientes y no verbales.

Objetivo: Reforzar el sentimiento de «nosotros» con una comunicación eficaz.

3. Participación

Involucre a sus empleados en la búsqueda de una solución. No intentes resolver todos los problemas tú solo. Utiliza la inteligencia del enjambre y amplía el horizonte. Los pensadores laterales del equipo pueden aportar importantes impulsos. Utiliza su capacidad para cambiar de perspectiva para no quedarse estancado en el nivel del problema.

Objetivo: Mayor competencia para encontrar soluciones a través de un cambio de perspectiva.

4. Liderazgo

Conduzca a sus empleados hacia el autoliderazgo. Muéstrales cómo una buena autogestión como base les ayuda a completar sus tareas diarias con mayor eficacia, incluso en la oficina de casa. Para ello, el punto 12 no sólo es útil, sino esencial.

Objetivo: Enseñar a los empleados a gestionarse bien.

5. Neutralidad

Manténgase neutral. Las discusiones de opiniones suelen ser infructuosas. La dimensión política de una crisis tiene un potencial adicional de fricción. Evite dividir el equipo. Más bien hablar del significado y los valores, véase el punto 9.

Objetivo: Unir al equipo a través de un sentido común de propósito.

6. Organización

La crisis siempre es un caos. No hay necesidad de quejarse por ello. El cambio permanente de entropía y orden es el curso natural de todas las cosas. En este campo dinámico de tensión se crea permanentemente algo nuevo. Si lo haces en equipo, aprovecha el caos para reflexionar sobre las viejas estructuras y, si es necesario, sustituirlas por otras más significativas.

Objetivo: dar apoyo a las personas con una estructura.

7. Empatía

Muestre compasión y sea comprensivo con las inseguridades y temores de su equipo. Actúa con inteligencia emocional y utiliza el estado de ánimo de forma constructiva. Esto requiere que controles tu propia emocionalidad y no dejes que los sentimientos te gobiernen. Es una cuestión de conciencia y práctica.

Objetivo: Garantizar la productividad con competencia emocional

8. Gestión de conflictos

Los conflictos pueden dividir a un equipo, disolver el sentimiento de unidad y sabotear el objetivo común. Es su tarea instalar una gestión de conflictos que recoja a la gente. A menudo, los directivos no quieren ocuparse de ello o, en general, son tímidos ante los conflictos.

Mi consejo: aborda siempre los conflictos a nivel de solución. Los reproches y las culpas crean resistencia. No tiene sentido entrar en detalles aquí. En muchos casos basta con señalar que se ha reconocido el conflicto y, a continuación, llevar a las partes implicadas a un debate sobre la solución. A continuación, exija propuestas concretas de solución.

Objetivo: reducir las fricciones causadas por los conflictos.

9. Valores

«Si quieres construir un barco, no reúnas a los hombres para conseguir madera, asignar tareas y dividir el trabajo, sino enseña a los hombres a anhelar el ancho e interminable mar».

Esta famosa cita de Antoine de Saint-Exupéry ilustra cómo los valores compartidos afectan a la consecución de un objetivo. Desarrolle valores compartidos que le acerquen a su objetivo como equipo. Muestre a sus empleados el significado de sus acciones y refuerce así su motivación. Dirija su mirada desde el problema detallado hacia el panorama general.

Objetivo: Reforzar la cohesión con valores compartidos

10. Confianza

La confianza no es una herramienta de crisis, sino una característica importante del liderazgo moderno. Tanto si las personas están emocionalmente distantes como si lo están físicamente, la confianza es el pegamento que las mantiene unidas. Como líder, debes ser capaz de dar un salto de fe. El liderazgo por control fue ayer. Un equipo que confía en su capitán hará un esfuerzo adicional.

Objetivo: crear confianza para el liderazgo a distancia.

11. Decisión

El impulso y la decisión evitan el estancamiento y la parálisis. Recursos importantes en el liderazgo, no hay duda. Los empresarios de éxito suelen decir que hacen caso a su instinto. Si llevas mucho tiempo luchando con la toma de decisiones, te recomiendo la intuición.

Muchos estudios han demostrado, mediante escáneres cerebrales, que la intuición pone en marcha una acción antes de que se produzca la decisión consciente.

Objetivo: Ser un modelo de conducta con poder de decisión.

12. Autoliderazgo

El liderazgo comienza con el autoliderazgo, en realidad el punto 1. Alfred von Herrhausen dijo una vez: «Si no sabes liderarte a ti mismo, no puedes liderar a los demás». ¿Qué significa exactamente esto? Es la voluntad de exponerse y trabajar con sus propios recursos. La autorreflexión y el desarrollo constante de su personalidad.

¿El perfecto gestor de crisis?

Uno no se convierte en gestor de crisis de la noche a la mañana. Y un gestor de crisis nunca está libre de errores. No existe el gestor de crisis perfecto. Los errores forman parte de la crisis. Aquí no hay lugar para el arrepentimiento. Es importante ser claro en cuanto a los hechos y claro en cuanto a las emociones.

Algunos de los 12 campos corresponden ciertamente a las propias capacidades y dones y no plantean ningún problema. En los demás campos puedes aprovechar los recursos no utilizados. Con tu entrenador de confianza, navegarás con seguridad por aguas tormentosas mientras incorporas estos nuevos recursos. El mejor momento para hacerlo: ahora. Porque nadie ha aprendido a nadar en tierra todavía.

Ava Hauser navigiert Führungskräfte durch die Stromschnellen massiven Wandels. Führung 4.0 versteht sie als die optimierte Verbindung von Selbstführung und Führung in Zeiten der Digitalisierung. Mit 20 Jahren Erfahrung im Coachingbusiness hat sie dafür ein Programm entwickelt, das ungenutzte Ressourcen aktiviert und die Selbstführung verbessert. So meistern Leader die Herausforderungen und erreichen bessere Resultate ohne persönliche Reibungsverluste. Sie ist Keynote Speaker und Expertin für [Selbst]Führung und Highperformance.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More