Inversión de impacto: La inversión verdaderamente sostenible

Las inversiones de impacto son el estandarte de la inversión sostenible en la Nueva Normalidad

La digitalización y la sostenibilidad son las cuestiones que definen el negocio, y el impacto es una tarea de gestión obligatoria en 2021 y más allá. Cómo se puede tener un impacto sostenible a través de la inversión sostenible?

Los que quieren invertir en ideas y empresas con un impacto sostenible ven muchas ofertas atractivas en el escaparate y no pocas veces financian farsas. La inversión de impacto ofrece una alternativa. Aquí, el impacto sostenible de la inversión se mide y se comunica continuamente. Un concepto que vale tanto para los empresarios como para sus inversores.

«Todos los gobiernos, todas las empresas y todos los inversores deben abordar el cambio climático». Esta frase podría venir de Greta Thunberg, que se manifestó por primera vez frente al parlamento sueco el 20 de agosto de 2018, pidiendo medidas radicales para abordar el cambio climático. Pero viene de Larry Fink, consejero delegado de BlackRock, la mayor y más poderosa gestora de activos del planeta. Léalo en su carta a los ejecutivos de todo el mundo. BlackRock declara que la sostenibilidad es el nuevo estándar de inversión. Organizaciones ecologistas de Alemania y Francia dudan de la seriedad de esta intención en un análisis presentado a principios de 2021 y acusan a BlackRock de lavado verde.

Las inversiones sostenibles están en auge, incluidos los paquetes fraudulentos

Sin embargo, la promesa de sostenibilidad de Larry Fink tiene un enorme atractivo. Después de todo, una empresa como BlackRock, que tiene participaciones en más de 50 sociedades anónimas sólo en Alemania, no está reservando un billete para el futuro viaje de la economía en la Nueva Normalidad, sino que está definiendo la ruta. Y el sector financiero está siguiendo su ejemplo. El 21 de abril de 2021 se puso en marcha la Alianza Bancaria Net-Zero (NZBA) bajo el paraguas de las Naciones Unidas con más de 45 bancos de 23 países. Sus miembros, entre los que se encuentran Commerzbank, Deutsche Bank y GLS Bank, se comprometen a reducir las emisiones de sus operaciones y carteras hasta alcanzar el nivel cero neto a más tardar en 2050. Unas cifras futuras que prometen mucho, pero que en la actualidad son poco visibles. Al mismo tiempo, la palabra de moda sostenibilidad está atrayendo una enorme cantidad de capital. Según el BVI, los activos de los fondos sostenibles gestionados para clientes alemanes aumentaron en 107.000 millones de euros hasta alcanzar la cifra récord de 254.000 millones de euros en el primer trimestre de 2021. Cada vez aparecen más opciones de inversión que navegan bajo la llamativa bandera de la sostenibilidad. Muchas de estas acciones, bonos o fondos prometen mucho verde y responsabilidad. Pero a menudo no resisten un examen más detallado. La revista ECOreporter, que lleva informando sobre inversiones sostenibles desde 1999, expone regularmente en sus pruebas los principales ETF como paquetes engañosos más o menos bien hechos.

La sostenibilidad se escenifica con relativa rapidez, un término muy flexible con el que es fácil hacer publicidad. Las empresas y los proveedores financieros que actúan de este modo pueden obtener rápidos beneficios inesperados en el momento, pero ellos y sus productos no sobrevivirán a largo plazo. En cambio, las empresas que aplican y desarrollan sistemáticamente los criterios ASG (engl. ESG – gobernanza social y medioambiental) no sólo apoyan los objetivos mundiales que se necesitan con urgencia, sino que también invierten en su propio futuro económico y personal. El índice MSCI World Socially Responsible (SRI), por ejemplo, que agrupa a las aproximadamente 400 empresas con la clasificación más alta en materia de ASG de 23 países industrializados, está demostrando ser muy resistente a la crisis con una impresionante curva de crecimiento. Pero lo que a menudo sigue faltando a los inversores es la posibilidad de medir de forma clara y continua la sostenibilidad de las empresas que apoyan con su inversión. Al fin y al cabo, no sólo debe valer la gestión holística, sino también la creencia de los inversores en este principio.

La inversión de impacto hace transparente el emprendimiento sostenible

Aquí es donde entra en juego la inversión de impacto, que crea un conjunto de valores medibles tanto para los inversores como para las empresas financiadas. El impacto es el efecto logrado por la inversión. Una combinación de rendimientos financieros positivos y efectos positivos en el medio ambiente y la sociedad. Los objetivos de impacto se definen claramente cuando se realiza la inversión, y se acompañan de una medición continua de la misma a lo largo del periodo acordado. La inversión sostenible no está exenta de riesgos, ni siquiera con la inversión de impacto. Pero ofrece la posibilidad de obtener un rendimiento, apoya resultados positivos específicos, tanto medioambientales como sociales, y también promueve ideas muy interesantes. A menudo son las empresas de nueva creación y los innovadores del sector los que confían en el modelo de financiación de la inversión de impacto. Los que entran aquí como proveedores de capital suelen acompañar a los iniciadores del cambio que tienen éxito en el futuro.

La fórmula de la medición del impacto: objetivos claros, informes detallados

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas desempeñan un papel fundamental en la medición del impacto de la inversión correspondiente. Definen 17 objetivos de desarrollo sostenible y están vinculados a un tratado vinculante. En 2015, los 193 Estados miembros de la ONU se comprometieron a alcanzar los ODS para 2030. La hoja de ruta alemana puede verse en la estrategia de sostenibilidad del gobierno alemán. Y cada vez son más los actores empresariales, empresas de nueva creación, pymes y corporaciones, que se adhieren al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la mayor iniciativa mundial para el emprendimiento responsable. Los ODS son un marco político que se está convirtiendo cada vez más en el futuro ADN de muchas empresas. Ya están declarando en cuál de las 17 áreas de los ODS están teniendo un impacto positivo concreto. Algunas van un paso más allá y publican también las carencias. Esto hace que los ODS sean indicadores verificables que mapean la sostenibilidad y la convierten en un valor medible.

La inversión de impacto incorpora los respectivos ODS. Pero la medición del impacto real es aún más detallada y transparente. La empresa que se mide ha definido previamente sus propios objetivos en las áreas respectivas de los ODS y justifica el impacto que debe lograrse con cifras. Esto permite una comparación objetivo/real que muestra el progreso real. La medición incluye sistemáticamente indicadores positivos y negativos. Gracias a los informes continuos, los cambios en ambas direcciones se hacen inmediatamente visibles, en contraste con el muestreo aleatorio. En la inversión de impacto, este informe se basa en un conjunto coherente de normas e información sobre la calidad de los datos recogidos.

El ejemplo práctico: Cómo el impacto medible contribuye al éxito

Un ejemplo que ilustra la medición de la sostenibilidad en la inversión de impacto es la inversión financiera de VinoKilo. A través de un concepto de gira y de cooperaciones con socios del sector, la empresa de Bodenheim, cerca de Maguncia, ofrece moda de segunda mano de alta calidad en toda Europa. La moda vintage, que hace unos años era más bien un producto de nicho, es la antítesis de la moda rápida y es cada vez más popular. El concepto de la empresa demuestra que la sostenibilidad y el éxito económico van muy bien juntos:

La startup está registrando un crecimiento medio del 92% (CAGR) y prevé unas ventas de 16 millones de euros en 2021 (2020: 6 millones de euros). Al mismo tiempo, por ejemplo, el modelo de negocio podría ahorrar al menos 101.832.607 mj de energía, lo que equivale al consumo de unos 47,1 millones de ciclos de lavadora.

Al medir la inversión con un plazo de 12 meses y una opción de retorno del 7% anual, se centra en el objetivo 12 de los ODS (Consumo y Producción Responsables). La empresa informa constantemente de la reducción conseguida en el consumo de agua, energía y CO2. Publica constantemente cifras para los clientes e inversores, con ejemplos ilustrativos adicionales que muestran la eficacia sostenible del concepto de la empresa. Una oportunidad de inversión ejemplar que ilustra el valor de la inversión de impacto y la medición continua.

El impacto es el trabajo – y un acuerdo de futuro que vale la pena para todos

La inversión de impacto espera que las empresas financiadas justifiquen sus afirmaciones de sostenibilidad con cifras y acciones convincentes. A cambio, los inversores reciben la certeza de que su dinero se utiliza realmente para lograr un impacto ecológico y social, además de la opción de obtener una rentabilidad. La inversión de impacto hace tiempo que dejó de ser una inversión para puros idealistas. Es una oportunidad para apoyar las múltiples posibilidades de la sostenibilidad en la Nueva Normalidad y experimentarla como una ganancia muy real. Un acuerdo para el futuro que resulta rentable para todos.

    Tristan makes the sustainability space investable. In his finance career as an investment banker, he helped companies with financing and acquisitions - today, he uses his experience from the old world to structure sustainable investments, called impact investments, for his corporate clients. As the founder of Impact Funding, Tristan wants to make impact investing the new normal for retail investors.

    Los comentarios están cerrados.

    This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

    Request Free Early Access

    Join our waitlist and be the first one to see the powerful Insights Platform live.

    You have successfully entered the waitlist!