Inteligencia artificial: ¿milagro de la tecnología o del arte?

Cómo las empresas utilizan la tecnología inteligente y la diversidad para fomentar la innovación y la capacitación digital

El hombre quiere hacer algo más que optimizar con la tecnología digital. Quiere aumentar sus conocimientos y crear algo nuevo. La inteligencia artificial (IA) explora la cuestión de lo que constituye el ser humano en su esencia: ¿existe un alma? ¿Cómo alcanza la mente la conciencia? Las máquinas inteligentes prometen repetir el sueño de la creación: el hombre reproduce su propio origen. Quiere entender de dónde viene. Impedir que se vaya. Se supone que la inteligencia artificial y las empresas innovadoras ayudarán.

El hombre quiere hacer algo más que optimizar con la tecnología digital. Quiere aumentar sus conocimientos y crear algo nuevo. La inteligencia artificial (IA) explora la cuestión de lo que constituye el ser humano en su esencia: ¿existe un alma? ¿Cómo alcanza la mente la conciencia? Las máquinas inteligentes prometen repetir el sueño de la creación: el hombre reproduce su propio origen. Quiere entender de dónde viene. Impedir que se vaya. Se supone que la inteligencia artificial y las empresas innovadoras ayudarán.

La inteligencia artificial es el futuro. Esto acercará nuestro sueño de una vida sostenible en armonía con los recursos de la naturaleza. Los sistemas de gestión del trabajo altamente eficaces nos aportarán más comodidad en nuestra vida diaria. La inteligencia artificial aumentará la prosperidad mundial, combatirá las deficiencias sanitarias e impulsará la autooptimización de la humanidad. La inteligencia artificial nos unirá más como especie, pero también traerá más regulación a nuestras sociedades. Explorará el espacio con nosotros y creará nuevas herramientas militares de destrucción de una precisión sin precedentes.

La inteligencia artificial como tecnología clave del siglo XXI

«La inteligencia artificial podría ser uno de los inventos más útiles de la humanidad», anuncia «Deep Mind» de Google, posiblemente la empresa de investigación más conocida en torno a la IA. En todo el mundo hay proyectos pioneros de IA aplicada en la práctica que tienen amplios beneficios para la sociedad: diagnósticos médicos más precisos gracias a la radiómica, asistentes digitales para el control de proyectos complejos a gran escala, control inteligente del tráfico mediante semáforos optimizados por la IA, sistemas de autoaprendizaje para la gestión energética de los edificios de forma precisa, plataformas de sensores para la supervisión medioambiental a gran escala o la seguridad alimentaria mediante la supervisión transparente en tiempo real de las cadenas logísticas.

La política y las empresas han reconocido que la inteligencia artificial es una tecnología clave que será decisiva para la competitividad internacional en el futuro. En todo el mundo se están adoptando estrategias nacionales de IA para apoyar la investigación y el desarrollo, los conocimientos técnicos, la promoción de jóvenes talentos y la creación de redes internacionales con inversiones de miles de millones, encabezadas por Estados Unidos y China, que compiten por la supremacía mundial de la IA. Sin embargo, a pesar del enorme potencial de la tecnología, no todas las empresas están integrando eficazmente la inteligencia artificial en su estrategia y sus procesos.

El 40% de las empresas que realizan inversiones importantes en IA no consiguen alcanzar un éxito medible con ella.¿Por qué fracasan las iniciativas de IA? La complejidad y el riesgo de la IA se subestiman. Falta valor para la gestión integral del cambio, se invierte demasiado poco en las competencias digitales de los empleados. Además, hay falsas expectativas sobre la tecnología: Homo Deus confunde la búsqueda del beneficio colectivo con la creencia religiosa en el diseño inteligente. En lugar de ser una herramienta para la mejora del potencial individual y la colaboración conjunta, la inteligencia artificial se convierte en un aparato de vigilancia anónimo que dicta el trabajo. El individualismo, la madurez y la tracción empresarial se quedan en el camino. ¿De dónde viene esta idea errónea y cómo se puede combatir?

El hombre es la mejor máquina

La inteligencia artificial es un conjunto muy complejo, pero como palabra de moda suele ser difícil de delimitar. Según Alan Turing, la inteligencia artificial se refiere a la capacidad de los ordenadores y los programas de procesamiento de símbolos de las máquinas para imitar el razonamiento humano. Esta idea proviene del concepto moderno del hombre como máquina, que surgió con el inicio de la ciencia moderna en el siglo XVII. Como área actual de investigación en ciencias de la computación, la inteligencia artificial se refiere a la automatización del comportamiento inteligente y el aprendizaje automático. La inteligencia artificial es también una teoría científica de la mente que explora el problema de la definición, la representabilidad esquemática y la escalabilidad de la inteligencia. El tema es multidimensional e interdisciplinar: confluyen conocimientos de diferentes campos como la robótica, la neurobiología, la psicología y la filosofía. Por último, la inteligencia artificial se define como todas las tecnologías y aplicaciones que pueden simular un comportamiento inteligente. Se distingue entre IA débil y fuerte.

La débil IA convence con la velocidad de la procesión

La IA débil, también conocida como Inteligencia Artificial Estrecha (IAE), asume los procesos de pensamiento para los problemas que son fáciles de esquematizar. Los operadores algorítmicos para el procesamiento de datos ejecutan automáticamente las tareas preprogramadas. El término no distingue claramente entre hardware y software: suele referirse a los sistemas o programas informáticos destinados a permitir que las máquinas realicen tareas de inteligencia. En concreto, la IA débil se refiere a las aplicaciones existentes de automatización y digitalización tecnológica: sistemas robóticos en las fábricas, drones (parcialmente) autónomos en el ejército y la agricultura, análisis bursátil y detección de fraudes con ayuda de la IA en el sector financiero, publicidad programática en el marketing, sistemas de reconocimiento automático de voz e imágenes y chatbots en el servicio y las ventas.

La enorme ventaja de la IA débil es su velocidad de procesamiento: los transistores de los ordenadores modernos funcionan millones de veces más rápido que el cerebro humano. Hoy en día, las arquitecturas de software inteligentes ya realizan enormes evaluaciones que superan la precisión de la resolución de problemas por parte de los humanos en muchos ámbitos. Gracias al aprendizaje profundo y a las redes neuronales artificiales, la IA débil no solo puede comunicarse y hacer inferencias lógicas, sino también derivar nuevos conjuntos de reglas por sí misma. El rendimiento de la IA débil depende de las cantidades a menudo enormes de datos -Big Data- de las que se alimenta para aprender. Las desventajas de la IA débil: es extremadamente propensa a errores debido a su naturaleza material. No puede (todavía) tener sus propias experiencias, lo que es elemental para el aprendizaje humano. No existe en su propio contexto cultural, como señaló el destacado crítico de la IA Hubert Dreyfus en los años 70. Por lo tanto, no tiene una intuición que le permita estudiar y evaluar los hechos en relación con un panorama general más amplio.

Potente IA: ¿superpotencia tecnológica o terminator distópico?

La IA fuerte, también llamada Inteligencia General Artificial (AGI), es la noción de una inteligencia artificial que puede entender o aprender cualquier tarea intelectual tan bien como un humano. A diferencia de la inteligencia débil cerrada, es abierta en el sentido de que abandona la determinación inicial predeterminada y actúa de forma autónoma. Cuándo y si llegaremos a este estado es una cuestión de debate entre los investigadores de la IA, pero algunos -sobre todo el futurista estadounidense Ray Kurzweil- creen que ocurrirá a mediados del siglo XXI. Una vez alcanzado ese estado, dicen, el camino hacia la IA superpotente, o Superinteligencia Artificial (ASI), será corto: esa inteligencia artificial superará a los humanos en poder cognitivo. Según el filósofo de Oxford Nick Bostrom, esta superinteligencia se enfrentará a los humanos como un oráculo, un genio o un gobernante. Algunos temen incluso que el aumento desmesurado de las capacidades cognitivas del hombre con la ayuda de las máquinas provoque una explosión de inteligencia que amenace fundamentalmente o incluso destruya la existencia del hombre: «Skynet» envía sus saludos. ¿Perspectivas de futuro realistas o cuento de hadas tecnológico?

Surgimiento de una ecología de la inteligencia en lugar de la singularidad tecnológica

Se aconseja ser prudente a la hora de hacer predicciones miopes sobre el futuro, porque la gente siempre ha sobrestimado las tecnologías de su tiempo. A mediados del siglo XIX, los utópicos soñaban con que en muy poco tiempo se crearían fábricas automatizadas que se gestionarían con un uso mínimo de mano de obra humana. Incluso entonces, estas visiones progresistas iban acompañadas del temor a un dramático desempleo y al colapso social. En cuanto a la inminente explosión de inteligencia, también hay voces más prudentes. El físico estadounidense y premio Nobel Frank Wilczek parte más bien de la base de una «coevolución» duradera en lugar de la llamada singularidad tecnológica. Según Wilczek, habrá toda una ecología de diferentes tipos de inteligencia poderosa interactuando entre sí durante muchas décadas. Esto daría a los humanos tiempo suficiente para desarrollar reglas morales para la ética digital en relación con la IA a través del aprendizaje en la interacción práctica.

Por cierto, la llamada singularidad tecnológica, que se refiere al punto teóricamente asumido en el tiempo en el que una inteligencia artificial supera a la humana, no debe confundirse con la supremacía cuántica. Se refiere al punto en el que un ordenador cuántico puede realizar tareas que un ordenador que trabaja con algoritmos clásicos no puede calcular. En concreto, varias empresas como IBM e Intel están trabajando en este proyecto con los ordenadores cuánticos existentes. Google y la NASA han postulado recientemente que se ha logrado la supremacía cuántica, pero aún no se ha aportado una prueba científica.

El arte de la inteligencia consiste en la interacción de unidades descentralizadas

Hace algún tiempo, el experto en educación Jörg Dräger sugirió sustituir el término inteligencia artificial por el de «inteligencia aumentada» para evitar malentendidos en el debate ético en torno a la IA. ¿Qué tiene de malo el término inteligencia artificial? Sugiere que la inteligencia de las máquinas puede sustituir a la inteligencia humana. Sin embargo, la comprensión de la inteligencia en el debate público es unilateralmente científica. Sin embargo, además de la inteligencia lógico-matemática, hay otras inteligencias que son al menos igual de cruciales para el comportamiento humano: la inteligencia emocional, que utiliza los sentimientos como instancia de evaluación para jerarquizar hechos y acontecimientos, y la inteligencia social, que sopesa las decisiones en un amplio radio de relaciones interactivas entre individuos y colectivos.

La investigación actual sobre IA y el desarrollo de la robótica ya están abordando hasta qué punto las emociones y los afectos permiten tomar decisiones más rápidas que el juicio racional. Sin embargo, el debate actual sobre la inteligencia artificial parte de una noción anticuada de la identidad que considera el cerebro como una unidad central de conmutación y mando que actúa de arriba abajo. Pero el cerebro no es un superordenador matemático que controla el cuerpo. De hecho, es mucho menos autónomo. El rendimiento del pensamiento depende de factores físicos como las bacterias intestinales; las hormonas influyen en nuestro estado de ánimo y en nuestras competencias cognitivas. Somos fácilmente manipulables por las circunstancias externas y nuestra memoria suele ser defectuosa.

Entonces, ¿por qué somos tan eficaces a pesar de ello? Quizás precisamente porque el cerebro puede actuar de forma descentralizada. La teoría del aprendizaje del conectivismo afirma que en lugar de un ego central controlador, muchas unidades autónomas toman decisiones, generando un comportamiento complejo. El investigador de IA Marvin Minsky, en «The Society of Mind», describe una sociedad de subinteligencias que cooperan negociando sus limitados y conflictivos puntos de vista entre sí. La conciencia como una multitud diversa de agentes internos sigue la comprensión pragmática de que las personas no siguen reglas lógicas y programables, sino que crecen y aprenden por ensayo, error y experiencia. Si la inteligencia en el postmodernismo ya no se entiende como una sustancia sino como una diferencia constitutiva de múltiples conexiones, entonces tampoco tiene mucho sentido explicar la inteligencia desde un modelo biológico-positivista.

Digresión: La conciencia más elevada, ¿todo o nada?

¿El aumento de la inteligencia matemática produce conciencia? No es así. Para ello, el proceso de pensamiento y la conciencia tendrían que ser uno y el mismo. Pero tenemos muy poca comprensión de cómo el pensamiento y la conciencia están relacionados en absoluto. Entonces, ¿qué es la conciencia? ¿Una autorreflexión? ¿Una «contaminación mental creada por el disparo de complejas redes neutrales», como afirma Yuval Noah Harari en Homo Deus? ¿Una ilusión? ¿O la empatía después de todo?

¿Cuál es la conexión entre el cerebro y la conciencia? Desde los experimentos con pacientes de epilepsia cuyos hemisferios cerebrales fueron separados quirúrgicamente -los llamados pacientes de cerebro dividido- se sabe que existe una personalidad coherente sin una conexión física del cerebro. Los pacientes con enfermedades cerebrales como la demencia tienen una conciencia del yo intacta aunque hayan perdido gran parte de su memoria. Los experimentos con la hipnosis demuestran que se puede inducir a las personas, mediante la sugestión, a suprimir brevemente los impulsos cerebrales e incluso a olvidar las cosas a su antojo. ¿Qué poder controla la conciencia? O, para usar la frase de Aristóteles, ¿qué forma adopta el alma para dar forma a la materia del cuerpo como posibilidad consumada?

«Pienso, luego existo» lo aprendimos de Descartes. ¿Es esto cierto? ¿Es el pensamiento algo elemental o sólo una experiencia cognitiva que tiene la conciencia? La antigua filosofía griega, que es la base de nuestro pensamiento moderno, consideraba el movimiento del alma como la base armoniosa de la vida. La filosofía moderna separó la mente y la percepción sensorial. Surgió el dualismo humanista y el problema mente-cuerpo: el hombre, como ser racional y la coronación de la creación, se diferenció de los animales poniendo la mente en primer lugar. La comprensión de una razón divina inspira a los entusiastas de la ciencia ficción actual a creer que todo lo que hay que hacer para almacenar la personalidad de una persona es cargar su cerebro en un ordenador.

Pero hay puntos de vista muy contradictorios sobre lo que es el terreno activo más elevado del hombre o de los vivos. Las religiones asiáticas, como el budismo, entienden la conciencia de forma diferente a la filosofía occidental. La conciencia más elevada es una resolución del pensamiento. La verdadera unidad del ser espiritual sólo puede alcanzarse mediante la inmersión meditativa y el vacío mental. La conciencia dualista, por otra parte, que genera patrones mentales con la ayuda de las percepciones de los órganos de los sentidos, es limitada e incompleta: está separada de la sabiduría integral (Prajñā) que impregna el mundo y sólo puede ser experimentada a través de la intuición directa. ¿Hasta qué punto la experiencia del olvido es necesaria para el progreso y la innovación, para hacernos conscientes de nuestra peculiar espiritualidad?

Tecnología y arte: dos caras de la moneda de la innovación

Nuestro concepto de inteligencia artificial está incompleto porque no incluye la comprensión de la inspiración. Para encender la chispa de la inspiración, lo que se necesita sobre todo es caos, curiosidad y sentido de la aventura. Para desencadenar la creación creativa, se requiere espontaneidad. Sólo se puede conseguir a través de los juegos en lugar de la práctica diaria. Platón ya sabía que el requisito básico del conocimiento es la capacidad de imaginar, la phantasia. Para ello son necesarias, sobre todo, capacidades como la imaginación, la autonomía y los qualia, la sensación subjetiva. La tecnología no se revela, el arte sí. Si la inteligencia artificial ha de decirnos algo sobre el misterio de lo humano, debe guardar nuestros sueños, fantasías y recuerdos. Si la inteligencia artificial va a convertirse en un recipiente al que confiamos nuestro ser, entonces debe ser nuestra aura.

¿Qué es el arte? Como el propio hombre, es contradictorio e imprevisible. No necesita explicarse para lograr sus mayores efectos. Es tan difícil de describir como la belleza, pero tiene mucho en común con ella. No se interesa por la utilidad, sino que busca únicamente el efecto estético y conmovedor del conjunto, que eleve, eduque o perturbe. No se deja encerrar, sino que se caracteriza por la ambigüedad y la preferencia por el misterio. Quiere mostrar al hombre en su totalidad: bello y horrible, cruel y amable. Al hacerlo, es ambiciosa, está completamente convencida de sí misma y, al mismo tiempo, es desinteresada. Quiere crear algo único y a la vez llegar a todo el mundo con ello. ¿Cómo lo consigue? El arte es una expresión radical de lo singular y al mismo tiempo siempre exagera su trabajo en general. Quiere intercambiar y dialogar, pero también quiere cambiar, inspirar, desafiar. Para ello, está constantemente al acecho de lo desconocido, que hace visible alienando lo familiar. Juega con nuestra autopercepción y hace nuevas ofertas de identidad.

La innovación suele estar rodeada del mito de lo absolutamente nuevo. Pero lo absolutamente nuevo no es más que una figura teórica del pensamiento que da una esencia a este sueño seductor. La innovación práctica, en cambio, no es más que la recombinación de soluciones conocidas en un campo ajeno al sujeto bajo la condición de la uniformidad estructural. La verdadera innovación sólo puede funcionar con la inclusión de la diversidad y la colaboración interdisciplinaria que rompe los patrones de pensamiento arraigados con los impulsos de fuera de la disciplina. Las técnicas artísticas pueden ayudar a hacer visibles las relaciones de analogía creando imágenes a través de la estética creativa.

La IA como estímulo artístico para el aprendizaje físico y mental

Los proyectos de innovación no son deus ex machina. Realizan con éxito tendencias de tiempo que poseen algo así como una necesidad evolutiva interna que puede ser experimentada pero no formalizada racionalmente. Ya sea que lo llames Dios, Alma del Mundo, Elan vital o Zoe – hay una unidad móvil de la vida que no puede ser captada por la descomposición algorítmica objetivable en intervalos, sino que sólo se incorpora por la contemplación individual. Para que la inteligencia artificial sea innovadora, no sólo debe ser capaz de imitar una experiencia holística con todos los sentidos, sino que también debe revelar trans-subjetivamente «el estallido del ser en la imaginación», como el científico natural y filósofo Gaston Bachelard describió la existencia de la imagen poética. Sin embargo, según Bachelard, el poder creativo original y la actitud ética básica son prelingüísticos:

«El alma da la consagración. Es la fuerza elemental aquí. Es la dignidad humana». (Gaston Bachelard: Poética del espacio, 1957)

¿Cómo conjugar, entonces, la superpotencia cognitiva y la inspiración creativa alimentada por la imaginación subjetiva? Volvamos la vista atrás: los tiempos modernos entienden el dominio de la memoria como la práctica y el entrenamiento, es decir, como el dominio de las habilidades técnicas. En la antigüedad, sin embargo, el concepto de técnica no estaba aún separado del de arte: la téchne incluía tanto el hacer y el producir como los trabajos de lo que más tarde se llamó artes superiores, como hacer música, escribir poesía y dominar la retórica. La maestría consistía no sólo en seguir unas reglas formales dadas, sino también en la improvisación creativa, que hacía posible la producción de variaciones individuales. Sólo la cultura lineal y alfabética de la imprenta elevó las técnicas de repetición y uniformidad al más alto principio, que aún hoy determinan nuestra visión mecanicista del mundo.

Sin embargo, las culturas altamente complejas y simultáneas como la Red exigen otras cualidades: en lugar de una programación exacta de todos los factores, la generalización y ponderación de los factores individuales, ignorando los aspectos irrelevantes, es más eficaz para lograr una mayor comprensión. La inteligencia artificial que domine con éxito el espacio digital deberá poseer una comprensión asociativa más que un análisis puramente factual. Prácticas como la mnemotecnia pueden ayudar a ello. En este antiguo arte de la memoria, se piensa en los recuerdos como un lugar, lo que tiene las siguientes ventajas: Las imágenes y las relaciones complejas se recuerdan mejor a través de asociaciones, visualizaciones, fragmentación y localización. La mnemotecnia se asemeja al principio de la neuroinformática en el sentido de que se crean procesos dinámicos y efectos de retroalimentación que pueden ser mapeados en muchas escalas espaciales y temporales diferentes. La neurocomputación, por su parte, se basa en la descripción de un modelo mínimo muy simplificado, al contrario que la tecnología cuántica.

Conclusión: El valor añadido a través de la IA sólo tiene éxito si se invierte en la autoconciencia creativa

¿Qué aprendemos para la innovación en la interacción de la tecnología inteligente y la gestión del cambio en la empresa? El valor añadido en forma de productos o servicios socialmente exitosos sólo se consigue mediante la interdisciplinariedad del enfoque y el fomento de una autoconciencia creativa que esté dispuesta a desprenderse de los viejos procedimientos. Sólo a través de un distanciamiento autocrítico y de la emancipación del proceso cognitivo se puede lograr la necesaria antifragilidad que puede unir las aparentes paradojas de la innovación artística: Revolución y origen.

La inteligencia artificial sólo puede tener éxito si sirve a nuestro deseo lúdico de cambio, nos desafía y nos ayuda a elevarnos. Si utiliza la informática consciente del contexto para dotar a las personas de información útil para el aprendizaje, en lugar de arrebatarles sus decisiones. Si nos muestra formas de aplicar nuestras responsabilidades mediante acciones prácticas en lugar de quitarnos la responsabilidad de nuestro bienestar. No debe aumentar nuestra abundancia, sino señalar nuestra carencia y ayudarnos a llenarla. Entonces la tecnología puede aumentar nuestra libertad en lugar de crear nuevas jaulas que niegan nuestra humanidad.

Sprach- und Europawissenschaftlerin Simone Belko engagiert sich für digitale Mündigkeit in einer vernetzten Wissensgesellschaft. Nach Stationen als PR-Managerin und Journalistin leitete sie in der Online Games Branche die Lokalisierung und das Community Management internationaler Produkte. Aktuell ist sie beim FinTech FINEXITY für Customer Experience und Content-Strategie zuständig.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More