Central Bank Digital Currency (CBDC) – El dinero digital de los bancos centrales

¿Qué es y por qué debería importarme como empresario y consumidor?

La Moneda Digital del Banco Central (CBDC) es dinero digital del banco central emitido en una nueva infraestructura técnica. Aunque técnicamente es similar a las criptomonedas privadas como Bitcoin y Ethereum, es una moneda de curso legal emitida por los bancos centrales. Lo que las empresas y, sobre todo, los consumidores deben saber al respecto.

El banco central chino ya lo ha lanzado al mercado a modo de prueba, el BCE está trabajando en ello, y también es una gran prioridad para la Reserva Federal de Estados Unidos: la emisión de dinero digital de banco central, o CBDC, como se llama en el nuevo alemán. Pero el término es engañoso, porque ya hoy la gran mayoría del dinero de los bancos centrales del mundo es digital. Entonces, ¿qué es este nuevo dinero en el que se está trabajando a toda velocidad? ¿Qué es el CDBC, que es tan prioritario para los demócratas de la Cámara de Representantes de EE.UU. que han querido impulsar una iniciativa legislativa para que todas las empresas y residentes de EE.UU. puedan acceder a las cuentas CDBC a partir del 1 de enero de 2021? [1]

Licitación de nuevas infraestructuras

Los CBDC son monedas de curso legal que se emiten y administran en una infraestructura similar a la que ya utilizan hoy en día criptomonedas como Bitcoin, Ethereum, Tether, Ripple, Polkadot y otras.

Esta infraestructura se denomina comúnmente blockchain, pero este término se queda corto. De hecho, se trata de una tecnología de libro mayor distribuido, es decir, una infraestructura que funciona distribuida geográficamente en numerosas bases de datos y que es operada de forma transparente por una red de usuarios según principios claramente acordados. Los datos se almacenan en orden cronológico y los algoritmos criptográficos garantizan la autenticidad de los datos.[2]

Las ventajas de esta tecnología residen en el almacenamiento distribuido y redundante de los datos en miles de nodos. Esto hace que el sistema sea muy resistente a las interferencias físicas y a los ciberataques, lo que hace casi imposible la pérdida de datos. Además, esta infraestructura se caracteriza por la alta integridad de los datos, es decir, la manipulación posterior de los mismos es prácticamente imposible. Además, la total transparencia del sistema permite a cada usuario realizar auditorías ad-hoc: es posible una auditoría de cada entrada de datos para cada usuario en cualquier momento, siempre que el sistema se base en la llamada cadena de bloques pública. Además, esta pista de auditoría se remonta a la puesta en marcha del sistema. Mediante la lógica de programación, los llamados contratos inteligentes (Smart Contracts), que también se almacenan en la blockchain, también se pueden automatizar de forma sólida procesos enteros de toma de decisiones.

El usuario -ya sea una empresa o el cliente final- ya no tendrá los CBDC en su cartera, sino en su monedero digital, una app que se instalará en un teléfono inteligente o un PC. A través de esta app, el usuario podrá realizar tanto transacciones como pagos en el punto de venta físico o en la web.

Del oro a los CDBC

Si se observa la historia del dinero, en algún momento el oro o la plata se depositó en un fideicomisario y se tituló en papel. A partir de entonces, se utilizó el papel moneda en lugar del metal precioso. En el siguiente paso, el papel moneda se convirtió en dinero de libro, que a menudo sólo aparecía en las hojas de cuentas. Con el tiempo, el libro mayor físico del banco central se convirtió en un registro digital, y el dinero digital también aterrizó en las carteras de los consumidores en forma de tarjetas de débito y crédito. Las empresas siempre han tenido que trazar esta evolución también en el lado comercial para ofrecer opciones de pago cómodas a los clientes. [3]

Dominar cada uno de estos pasos evolutivos ha sido una tarea hercúlea que ha llevado décadas, tanto por parte de los bancos centrales como de las empresas. La introducción de una nueva infraestructura criptográfica distribuida para el dinero digital podría considerarse ahora una progresión normal de este desarrollo tecnológico. Pero esto sería una enorme subestimación de este proyecto, ya que los CBDC abren posibilidades tecnológicas totalmente nuevas, especialmente para los bancos centrales.

¿Cuáles son las ventajas de los CDBC?

En general, las nuevas infraestructuras pretenden ofrecer una mayor eficiencia a sus usuarios, o garantizar una mayor seguridad, o ambas cosas. Este será también el caso de los CBDC, ya que habrá relativamente menos reservas falsas, menos fallos técnicos y menos fraude. También es posible que haya mayores velocidades de transacción, pero esto dependerá del diseño exacto del sistema técnico.

Sin embargo, está por ver si los clientes corporativos o incluso los consumidores finales notarán algo de estas mejoras, ya que las transacciones con dinero digital del banco central ya se llevan a cabo de forma rápida, muy eficiente y en gran medida sin errores. Pero es posible que el usuario de CDBC disfrute al menos de una mayor transparencia. Aunque es probable que la CBDC no se implemente en blockchains públicas, que pueden ser vistas por todo el mundo, sino en blockchains privadas, que tendrán un círculo de acceso restringido para los bancos centrales y las autoridades, todavía podría haber una mayor transparencia para los usuarios del sistema. La nueva infraestructura permitirá, al menos en teoría, que los usuarios vean en tiempo real cuándo se inició una transacción y si llegó al destinatario. Esto podría ser especialmente útil para las cuentas por cobrar.

Pero, ¿por qué, tan repentinamente, más de una década después de la emisión de las primeras criptodivisas, todo un grupo de bancos centrales se ha reunido para definir los principios comunes y las características fundamentales de las CBDC? ¿Por qué los prestamistas de última instancia, desde el BCE hasta el Banco de Inglaterra, el Banco Nacional Suizo, el Banco de Japón, la Reserva Federal de Estados Unidos, etc., están de repente tan interesados en los CBDC cuando esta hercúlea tarea sólo produce beneficios muy limitados para las empresas y los consumidores por igual? [4] ¿De dónde viene el repentino interés de estos bancos centrales por un cripto euro, un cripto franco, un cripto yen y un cripto dólar?

Se debe a que los bancos centrales tienen acceso directo a las carteras de los usuarios, o mejor dicho, a sus carteras digitales. Hasta ahora, tanto las empresas como los consumidores sólo están conectados indirectamente con los bancos centrales. Entre ellos y el banco central se encuentra un banco comercial, que controla el flujo de dinero desde el banco central hasta el cliente corporativo o minorista de forma bastante sustancial. Siempre que se produzcan los cambios legales necesarios, los bancos centrales tendrán en el futuro acceso directo a las tenencias de dinero de las empresas y los consumidores.

Política monetaria y fiscal en el marco de los CDBC

Este acceso, junto con la capacidad de seguir todas las transacciones en detalle durante años, da al ejecutivo un control sin precedentes: Un gobierno que cuenta con el CDBC puede aplicar la política monetaria y fiscal directamente, desde la mesa del gobierno hasta las empresas individuales y los ciudadanos. Desde un punto de vista puramente técnico, los tipos impositivos y de interés pueden fijarse con la frecuencia y amplitud que se desee, tanto en positivo como en negativo. La compra de determinados productos podría subvencionarse directamente. A su vez, la compra de otros productos podría sancionarse directamente con impuestos punitivos. El trabajo no declarado dejaría de tener sentido en vista de la transparencia del sistema. Pero las posibles aplicaciones van mucho más allá de la política monetaria y fiscal si nos trasladamos al ámbito de los consumidores: se podría prohibir la compra de bienes a determinados grupos de personas, como la venta de cigarrillos a menores de 16 años o de artículos de lujo a los beneficiarios de la asistencia social.

En crisis como la actual pandemia de Covid19, la administración pública podría, por ejemplo, impedir el turismo de compras dejando de permitir las transacciones si el comprador se encuentra a más de 15 km de su lugar de residencia. Además, el Estado podría diseñar el dinero de los estímulos o incluso los salarios como dinero de retracción y así forzar el consumo: Cada día que el dinero permaneciera en la cartera, valdría menos. A la inversa, un gobierno podría evitar las corridas bancarias impidiendo la retirada de fondos. La inflación, o incluso la hiperinflación, podría enmascararse simplemente haciendo que los usuarios no puedan gastar dinero por encima de una cantidad fija.

Desde un punto de vista puramente técnico, nunca ha sido tan fácil para un Estado equilibrar su presupuesto mediante bonos obligatorios como en los tiempos del CDBC. El Estado podría simplemente emitir bonos obligatorios bloqueando temporalmente a las empresas o a los ciudadanos de una parte de sus activos monetarios en la cartera. Un recorte de la deuda o una reforma monetaria también serían concebiblemente sencillos: el usuario simplemente se vería privado de una parte de su crédito o la moneda actual en su cartera se cambiaría obligatoriamente por una nueva, por supuesto a un tipo de cambio definido por el gobierno.

Conclusión

El actual sistema de dinero digital no está exento de fallos. Los CDBC podrían hacer que la actual infraestructura de pagos fuera más segura y transparente, y posiblemente más rápida. Al mismo tiempo, los beneficios adicionales que las empresas o los clientes finales sentirían con la introducción de los CDBC son muy limitados. Por otro lado, existen ventajas inimaginables para las administraciones públicas. Las nuevas opciones de gestión y control que los CBDC ponen potencialmente a disposición de las autoridades públicas son inmensas.

A la vista de estos incentivos que tendrá el sector público con la introducción de los CDBC, cabe suponer que los CDBC se introducirán pronto también en Europa. Las empresas harían bien en familiarizarse con las criptomonedas y sus tecnologías subyacentes hoy mismo y presupuestar la implantación del nuevo canal de pago. Además, las empresas deben prepararse para un control y una supervisión gubernamental mucho mayor de sus negocios.

Aunque algunos consideran que los CDBC son una innovación y un progreso, en el futuro habrá que prestar mucha atención al impacto que tendrán en los usuarios. Los empresarios podrían ver su libertad de empresa más restringida que nunca, pero los derechos de los clientes, es decir, los ciudadanos individuales, también podrían verse afectados. En tiempos de CDBC, la mejor manera de salvaguardar estos derechos es ofrecer siempre la posibilidad de pagos en efectivo con billetes y monedas de las empresas además de los CDBC.

Aunque suene paradójico, este pago en efectivo podría volver a ser un punto de venta único para las empresas en tiempos de avance de la digitalización. Al fin y al cabo, Dostoievski se refería a la acuñación de monedas cuando comentaba que «el dinero es la libertad acuñada». [5]

Más información

  1. Waters, M., H.R.6321 – Financial Protections and Assistance for America’s Consumers, States, Businesses, and Vulnerable Populations Act, House – Financial Services; Ways and Means; Education and Labor; Small Business; Judiciary; Agriculture, Editor. 2020, 116th Congress (2019-2020): Washington D.C.
  2. Schueffel, P., N. Groeneweg, and R. Baldegger, The Crypto Encyclopedia: Coins, tokens and digital assets from A to Z. 2019, Fribourg /Bern: HESSO / Growth Publisher.
  3. Ferguson, N., The ascent of money: A financial history of the world. 2008: Penguin.
  4. Bank for International Settlements, Central bank digital currencies: foundational principles and core features. 2020: Basel.
  5. Dostoevskij, F.M., H. Moser, and V. Dimitrijević, Memoiren aus einem Totenhaus. 1929: P. Reclam jun.
Dr. Patrick Schueffel is Adjunct Professor at the Fribourg School of Economics, Switzerland. His research focuses on banking, finance and entrepreneurship. As a consultant and founder, he contributes to various Asian-European crypto projects. Before his three-year stay in Singapore, he worked for years in banking in Zurich. He holds several university degrees.

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Request Free Early Access

Join our waitlist and be the first one to see the powerful Insights Platform live.

You have successfully entered the waitlist!